Preguntas frecuentes

¿Qué son los Miomas?
Los Miomas o Fibromas son tumores que crecen en la matriz (útero), estos crecimientos normalmente son benignos (no son cancerosos), y son los tumores más comunes del aparato reproductor femenino. Hasta un 50% de las mujeres pueden llegar a tener Miomas en alguna etapa de su vida.

Los Miomas pueden crecer:
– Justo bajo la superficie externa del útero (subserosos)
– Dentro del músculo del útero (miometriales)
– Justo bajo el recubrimiento interno del útero (submucosos)
– En un tallo o pedúnculo largo sobre alguna de las superficies del útero (pediculados)

Estos tumores frecuentemente causan sangrados uterinos anormales. Se les asocia con infertilidad porque modifican la vascularidad del endometrio y por lo tanto la implantación de los óvulos fecundados, pueden provocar trabajos de parto disfuncionales y desencadenar partos antes de tiempo.
Los Miomas son la causa más frecuente de Histerectomía (extirpación de la matriz), por lo que se trata de un problema serio que puede afectar tu vida en más de un aspecto.

 

¿Qué causa los Miomas?
Los médicos e investigadores aún no saben a ciencia cierta por qué se producen los Miomas, o por qué algunas mujeres los padecen y otras no.
La evidencia sugiere que su crecimiento está relacionado con la cantidad de estrógenos (hormonas femeninas) en el organismo de la mujer, y a factores genéticos o hereditarios.
Cuando una mujer está embarazada o toma ciertas píldoras anticonceptivas se elevan sus niveles de estrógeno, acelerando el crecimiento del Mioma, que normalmente sería lento.
Independientemente de su origen, los Miomas son tumores benignos que pueden ser tratados y que generalmente no representan una amenaza para la vida.

 

¿Quiénes tienen mayor riesgo de desarrollar Miomas?
Se estima que el 20% de las mujeres puede tener Miomas durante sus años de fertilidad y hasta el 50% de las mujeres tiene Miomas alrededor de los 50 años.
Los Miomas son más comunes en las mujeres de 30 a 40 años, pero pueden aparecer a cualquier edad.
Aunque la ciencia no ha determinado por qué se producen los Miomas, sí parece existir una relación con la raza. Las mujeres de raza negra tienen mayor riesgo de presentarlos, sin embargo, mujeres de todas las razas pueden desarrollarlos.

 

¿Cuáles son los síntomas de los Miomas?
Algunas mujeres pueden tener un Mioma y jamás enterarse, dado que este no crece lo suficiente o no les causa ningún problema. Por otra parte, algunas pueden tener un Mioma único y pequeño, pero presentar múltiples síntomas que les llevarán a consultar a un médico.

Los síntomas más comunes de los Miomas uterinos son:
– Sangrado entre periodos.
– Sangrado menstrual abundante, a veces con coágulos de sangre.
– Periodos menstruales que pueden durar más de lo normal.
– Cólicos pélvicos o dolor intenso durante el periodo.
– Sensación de lleno o presión en la parte baja del abdomen.
– Necesidad de orinar con mayor frecuencia.
– Dolor durante las relaciones sexuales.
El sangrado excesivo puede llevar a un estado de anemia, es decir, una baja cantidad de glóbulos rojos, empeorando los síntomas al realizar ejercicio. Las mujeres que los padecen también pueden sufrir cambios de humor, debilidad o cansancio, dolores de cabeza y dificultad para concentrarse, sobre todo durante el periodo.

 

¿Cómo se diagnostican los Miomas?
Es frecuente que el ginecólogo detecte la presencia de Miomas en una mujer sin ningún síntoma y que simplemente ha acudido a consulta de seguimiento. Sin embargo, lo más común es que se detecten cuando la mujer acude por presentar cualquiera de sus síntomas, en especial sangrado abundante y dolor.
Durante la exploración, el médico puede encontrarse con un útero crecido o con cambios en su forma por la presencia de estos tumores. Cuando los Miomas son de gran tamaño se pueden palpar protuberancias en el vientre bajo. En estos casos el médico realizará un ultrasonido abdominal para confirmar el diagnóstico, conociendo su tamaño, localización y el número de Miomas.

Otras pruebas que podrían ser necesarias:
– Histeroscopía
– Resonancia magnética
– Biopsia endometrial