Histerectomía Laparoscópica

La Histerectomía es la cirugía mediante la cual se extirpa el útero en forma total. Es el método de elección para los tumores uterinos, sin embargo, sólo es recomendable si ya no quieres tener hijos o si deseas la eliminación total de tus síntomas.

Tradicionalmente se realizaba a través de una gran incisión en el abdomen, similar a la de una cesárea, por lo que era necesario permanecer en el hospital alrededor de 3 días. Su recuperación era lenta y prolongada, por un periodo de 30 a 45 días.

Afortunadamente, hoy en día contamos con técnicas de mínima invasión como la Cirugía Laparoscópica, que permite la extirpación del útero a través de pequeñas incisiones en el abdomen (entre 5 y 10 mm); posibilitando una cirugía menos agresiva, con menos dolor y menores cicatrices.

Tras una cirugía Laparoscópica, podrás salir del hospital en un periodo mucho más corto (24 hrs.), y tener una recuperación más rápida, pudiendo realizar la mayoría de tus actividades cotidianas entre 7 y 10 días.

 

Ventajas de la Cirugía Laparoscópica:

– Hospitalización más breve.
– Menos dolor (80% menos que en cirugía tradicional).
– Menor riesgo de infección.
– Menor pérdida de sangre.
– Cicatrices más pequeñas.
– Recuperación más rápida.
– Retorno más rápido a las actividades normales.

La Histerectomía se realiza con mayor frecuencia por la presencia de Miomas uterinos, aunque también se utiliza en casos de hemorragia, alteraciones endometriales, adenomiosis, y lesiones malignas iniciales.